aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar cómo cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Que la vuelta al trabajo no te pille de sorpresa
×

Que la vuelta al trabajo no te pille de sorpresa

Las vacaciones son ese momento del año que deseas con todas tus fuerzas que llegue para: relajarte, desconectar, divertirse y disfrutar en compañía o con uno mismo. Volver al trabajo después de las vacaciones es duro y complicado; se supone que volvemos llenos de energía, pero en muchos casos ocurre lo contrario.

El síndrome post-vacacional es el nombre escogido para referirse a la ansiedad o presión emocional que debemos afrontar al readaptarnos a las tareas laborales después de un periodo vacacional. La fatiga mental y física se instala con nosotros, convirtiendo la rutina y las madrugadas en una pesadilla, si no sabes manejar el problema. Este proceso puede agotarnos, pero teniendo en cuenta una serie pasos y factores podremos afrontar más fácilmente esos primeros días.

Según Adecco, consultora española de Recursos Humanos, cerca del 30% de los trabajadores sufren o va a sufrir el síndrome o depresión postvacacional durante las próximas semanas en España. No te agobies, existen distintas medidas y consejos que ayudan a prevenir y combatir este síndrome, para así hacer la vuelta a la rutina y a el trabajo más agradable.

 Tips y consejos para una mejor vuelta:

  1. Sé optimista. Recuerda los buenos momentos vividos en las vacaciones y el hecho que has podido irte de vacaciones.
  2. Relájate en casa. Guárdate unos días para disfrutar en casa y crear, así, un periodo de transición.
  3. Nuevo horizonte. Ponte nuevos objetivos y metas así canalizarás toda tu energía y esfuerzo en alcanzarlos.
  4. Planning es la palabra clave. Planifica tus tareas para así saber que lo que ya has conseguido y que es lo que te falta.
  5. Poco a poco. Aprovecha el poco revuelo en tu oficina (si es tu caso). Tomate un poco más de tiempo en los descansos. No estés parado, muévete de la silla así las horas no te parecerán eternas y estarás mucho más motivado.
  6. Mens sana in corpore sano. Practica deporte: ayuda a eliminar y controlar el estrés.
  7. Momento detox. Sigue la dieta mediterránea, come sano y equilibrado; ayudará a tu buen humor.
  8. Duerme todo lo que puedas. Si tu mente está estresada y congestionada tu cuerpo se resentirá; duerme bien y descansa como mínimo 8 horas.
  9. Disfruta. No te encierres en ti y en el trabajo; continua con tu vida social y tus planes.

 El espacio también vuelve al trabajo

Nos adaptamos a septiembre y a la vuelta al trabajo cambiando, entre otras cosas, la forma de vestir. Esta idea también la podemos trasladar a los espacios que nos rodean redecorando y reorganizando tu espacio de trabajo.

¡Guíate por el lema “renovarse o morir”!

El espacio de trabajo es la zona o área donde se va a desarrollar la acción. Éste debe contribuir a mejorar el bienestar físico, cognitivo y emocional, obteniendo como resultado una mayor productividad, creatividad e innovación. Es decir, cuanto más adecuado sea el espacio de trabajo mejor será el rendimiento y el ánimo.

La tendencia actual para redecorar y reorganizar el espacio de trabajo tiene como base un concepto muy simple: casa. Es muy importante que los espacios que nos rodean cuenten con un diseño agradable, que nos hagan sentir cómodos y que nos acerquen a nuestro hogar. Da igual si trabajas desde casa o en una oficina, es importante que el espacio demuestre tu personalidad.

Inspiración

Dicen que una imagen vale más que mil palabras y como sabemos que la mente aún sigue en modo “relax”, os traemos ideas e inspiración para construir espacios creativos y elegantes, renovar escritorios, ordenar mesas, reciclar objetos y aprovechar espacios. En definitiva, para que refresquéis vuestro espacio de trabajo con mucho estilo y de manera trendy para el definitivo “back to work”.

Ten en cuenta el espacio. Es importante e imprescindible contar con un entorno bien iluminado para realizar un trabajo óptimo. La luz natural debe convertirse en la principal fuente lumínica reforzada por una buena lámpara de trabajo. Un consejo a tener en cuenta es situar el escritorio debajo de la ventana o cristalera para evitar los molestos reflejos de la luz en la pantalla.

Escoge y define tu estilo. Da igual si es vintage, minimalista o rústico. Tu espacio de trabajo debe estar equilibrado y tener una identidad, de lo contrario, sentirás el espacio como ajeno. Si el espacio es pequeño la simplicidad siempre es un must en el trabajo, así evitaremos la ansiedad y el agobio por estar rodeados de cosas.

Fíjate en la pintura. El blanco no falla: aporta luz y limpieza, pero también existen colores relajantes que invitan a la motivación como el verde en todas sus gamas o el amarillo suave. Deber huir del uso excesivo de colores fuertes, utilízalos como notas alegres de color.

Sé práctico y funcional. Procura que cada mueble tenga una función, olvídate de aquellos decorativos que sólo ocupan espacio innecesariamente y asegura que la decoración esté basada en aquellos que son útiles para tu trabajo.

Aprovecha el espacio. Mantener el orden es de las cosas más importantes. Dependiendo de las necesidades podéis elegir entre: estanterías, cajas, carpetas o cajoneras. Esto ayudará a crear espacios libres donde poder moverse.

Pon tu toque. Agrégale tu sello particular con fotos de tus últimas vacaciones, cojines y almohadones que aportan comodidad y personalidad, ilustraciones que te motiven o inspiren… todas estas cosas darán vida a tu espacio.