×

Jarrones y macetas

Filtros

Marcas
+ Ver más opciones - Ver menos opciones
Precio
5 769

Jarrones y macetasHay 90 productos.

por página
Hay 90 productos.
Mostrando 1 - 30 de 90 items

Jarrón macetero 

El jarrón normalmente ha sido tenido como un elemento decorativo de segunda categoría, utilizado más para acompañar todo tipo de decoraciones como centro de mesa o como un elemento accesorio en estanterías. Sin embargo, es un elemento muy versátil que nos puede servir para equilibrar otras composiciones y sobre todo para llenar ese espacio que tanto nos está costando. Gracias a sus variables dimensiones podemos utilizarlo en diferentes ambientes y, por los diferentes estilos, cuadran con cualquier tipo de decoración. Además los jarrones también cumplen una función muy práctica y es que nos pueden servir para guardar aquello que no estemos necesitando en ese momento, incluso pueden ayudarnos a servir como soporte de otros elementos decorativos como unas flores o piezas simples de decoración. 

Es precisamente con las plantas donde los jarrones más pueden llegar a brillar, dependiendo del tipo de flores o vegetales que queramos en nuestra estancia deberemos utilizar un jarrón u otro. Si lo que tenemos es un estilo decorativo más tradicional y rústico donde queremos apelar a la antigüedad, entonces necesitaremos un jarrón en tonos terrosos o con cenefas que nos transmiten esa sensación y que, sobre todo, puedan combinar con flores claras como orquídeas o camelias. Si por el contrario lo que queremos es un jarrón macetero que nos sirva en entornos más modernos, entonces tendremos que recurrir a soluciones como por ejemplo jarrones de metal.

Dependiendo de las dimensiones qué vayamos a utilizar los jarrones maceteros que tendremos en juego serán distintos. Es tremendamente importante tener una clara disposición de nuestra decoración en la cabeza y, sobre todo, del espacio que vamos a comprometer a la hora de utilizar un jarrón macetero, porque si no somos cuidados en su colocación va a quedar muy evidente para nuestro visitante que ese elemento está desentonando. 

Jarrón de cristal 

El cristal es un elemento un poco peculiar en los jarrones, tiene un evidente sentido estético y de exposición dado que nos permite ver el interior del jarrón y encima es una pieza decorativa de gran valor en estilos más elegantes. Sin embargo, el jarrón de cristal también puede ser utilizado en estilos más modernos o incluso industriales en donde la combinación de materiales crudos como el cristal con acero o ladrillos serán los protagonistas. 

El jarrón de cristal tiene la principal ventaja de ser mucho más ligero que sus contrapartes en madera o metal, por lo que lo podemos trasladar de un lugar a otro de la estancia, o incluso en diferentes lugares de nuestra casa, sin demasiados problemas. También es evidente que el jarrón de cristal es mucho más frágil por este mismo motivo que sus contrapartes, por lo que no suele ser un movimiento acertado dejarlo en lugares tremendamente expuestos o donde sea posible que reciba algún golpe. Utilizado como jarrón macetero el jarrón de cristal nos permite ver el interior y admirar los complejos motivos que pueden realizar las raíces determinadas flores como por ejemplo las rosas o incluso pequeños bonsáis. Combinar cristal y flores nos dará un toque de elegancia y no robará protagonismo a las mismas, por lo que es muy valorado en las decoraciones que las tengan como protagonista.

Macetero de madera 

La madera es el elemento más tradicional, junto con la cerámica, a la hora de realizar jarrones maceteros, sin embargo con la madera tendremos un toque especial ya que en sí mismo proviene también del reino natural. La madera es muy valorada en entornos rústicos y tradicionales, sobre todo en aquellos que apuestan por la decoración nórdica: la madera transmite calidez cercanía y permitirá evitar y reducir la monocromía del blanco, que suele encontrarse en este tipo de habitaciones. Además combinar las plantas con madera tendrá un efecto coherente en su conjunto y un gran efecto vintage. Aportará también un toque de frescura al utilizar un macetero de madera en salones o comedores, y un toque hogareño si por ejemplo se utiliza en una cocina o como acompañamiento de una planta del perejil o incluso de aloe vera. 

Macetero de mimbre 

Si con el macetero de madera lo que teníamos era un estilo tradicional, en el caso del mimbre tenemos en realidad todo lo contrario a algo moderno. Es muy poco habitual encontrar el mimbre actualmente en las decoraciones de la mayor parte de los hogares, por lo que pese a ser un material tradicional que se lleva trabajando desde generaciones si se encuentra un hogar moderno en realidad es un síntoma de originalidad. Los maceteros de mimbre son ligeros y transportables pero por desgracia no pueden contener mucho peso. Aportará una gran distinción en apartamentos juveniles que quieran huir de los materiales más tradicionales y los estilos decorativos más antiguos, utilizado en gran medida por ejemplo en una terraza podrá crear un pequeño ecosistema muy recomendable. 

Macetero de metal 

El metal por el contrario es el material por antonomasia de los estilos industrial y moderno, sus líneas rectas y precisas son la base del estilo. En su versión de macetero lo que podemos tener es un contraste muy interesante entre el propio metal y los elementos que contenga, sobre todo si estos son elementos orgánicos como plantas y flores. La frialdad del metal junto con la calidad que puede aportar la madera o la vida orgánica será un contraste muy importante en estancias en dónde se suele hacer vida,  como puede ser el salón o el comedor. Restando frialdad. El macetero de metal además es resistente y puede ser utilizado en el exterior sin mayores problemas, incluso pudiendo quedarse a la intemperie y resistiendo durante muchos años. Sin embargo, como sucede con el metal, es necesario tener una mínima vigilancia para asegurarnos de que no está desarrollado ningún tipo de óxido que lo vuelva quebradizo, asegurando la vida del macetero de metal durante mucho tiempo.