×

Método KonMari: Cambia tu vida a través del orden

Hace pocos días comenzó oficialmente la primavera. La temporada de buen tiempo traerá consigo el tan temido cambio de armario, de decoración, de mobiliario… Desterraremos las mantas y nórdicos hasta octubre por materiales más frescos y que no den sensación de agobio nada más verlos.

Si a la vez que cambias el armario, quieres dejar la casa perfectamente ordenada, deshaceros de todo aquello que os estorba, ser conscientes de todo lo que tienes en tu hogar y, por qué no, ser más feliz; tu mejor aliado será el método KonMari ¿aún no lo conoces?

Marie Kondo creadora del método KonMari y gurú del orden explica que para empezar a organizar primero hay que tirar todo aquello que no se necesite ni aporte felicidad. Según su experiencia, la mayoría de las personas se quejan de que les falta espacio de almacenamiento cuando el problema es que acumulan demasiado. Por lo que organizar no es más que decidir si tirar o no un objeto y decidir dónde guardarlo.

Este método promete transformar tu espacio y, es que, convertir tu hogar o lugar de trabajo en un espacio limpio y ordenado puede ser más sencillo de lo que crees gracias a Marie Kondo y los puntos clave de su método que te explicamos a continuación. Además, ¡os incluimos un checklist descargable con todo lo necesario para que este cambio os sea mucho más fácil y no os dejéis nada! :)

1. Primero desecha luego guarda

Qué guardar y qué tirar es el primer problema que surge cuando se comienza a ordenar. Según Marie, cuando almacenamos creamos la sensación de orden, pero en verdad: ocultamos lo que no necesitamos en un armario, en un cajón o una estantería hasta que se llenan y el caos vuelve a empezar. A esto lo denomina efecto rebote. El método Kon Mari se basa en 2 pasos básicos:

- Elimina lo que no te haga feliz.

- Guarda las cosas.

Y debe realizarse en ese orden ya que un error común es paralizar el proceso pensando dónde guardar cualquier objeto. El resultado es un proceso mucho más lento, corriendo el riesgo de desmotivarnos.

 Qué criterio seguir para deshacernos de las cosas

Marie comenta que es un ERROR intentar seguir las reglas tradicionales. Debes centrarte en elegir aquello con lo que quieras quedarte, es decir, quédate SÓLO con aquello que te haga feliz preguntándote ¿Esto me hace feliz? Si tienes dudas pregúntate porqué compraste o adquiriste el objeto, si todavía está presente ese motivo y qué significa ahora en tu vida.

2. Empieza a ordenar, pero hazlo todo de una vez

Mari Kondo es muy explícita y estricta en este punto “Si de verdad quieres olvidarte del desorden para siempre, tienes que aplicar el método en toda tu casa y hacerlo de una vez, en el menor tiempo posible”. Porque el shock es tan grande que desde ese momento no dejarás nada fuera de sitio.

Por lo tanto, olvídate de ordenar poco a poco, nunca ayuda a ver resultados y llegarás a un punto de agobio, aburrimiento y desesperación. Claro está, de una vez toda la casa no significa en un día, pero sí se debe hacer lo más seguido posible.

Además, recomienda que el acto de poner en orden tu casa no sólo se haga rápido, si no que se convierta en un momento especial, un acto de celebración.

3. Almacenamiento: sencillo y todo en un mismo lugar

La clave para mantener un espacio ordenado es buscar la sencillez de almacenamiento. Primero realiza una investigación por toda la casa y acumula en un mismo lugar todo lo que tengas de una categoría. El fin es visualizar el volumen y averiguar cuántas prendas están repetidas o cumplen una misma función.

Marie Kondo propone ordenar la casa en base a estas categorías y siguiendo SIEMPRE este orden (ya que están ligadas al nivel de dificultad que conlleva cada una, de menor a mayor):

   1. Ropa

   2. Libros

   3. Papeles

   4. Objetos varios

   5. Objetos sentimentales

Por lo que no te compliques, sólo determina dónde guardar tus cosas, todo lo que sea similar en el mismo lugar, es decir, ordena por categorías. A medida que reduzcas tus posesiones llegará el “momento del clic” en él alcanzarás la cantidad de objetos correcta para ti.

4. Gana espacio. Almacenamiento vertical, la clave

Uno de los grandes aciertos del método KonMari es el almacenamiento vertical. Con él todo es más fácil de ver: las prendas del fondo no se quedan en el olvido, las de abajo no quedan aplastadas y el espacio se aprovecha mejor.

Marie Kondo en su libro “La magia del orden” comenta que es mejor colgar lo indispensable. Es decir, que sólo se cuelgue la ropa que “necesita” una percha como: camisas delicadas o chaquetas ya que en el espacio en el que se cuelgan 10 prendas puedes guardar entre 20 y 40 dobladas.

El método de almacenamiento vertical consiste en hacer que “aguanten” de esta manera las prendas. Para ello, sólo debes hacer uno o más pliegues de los habituales. Si no te queda claro a continuación te dejamos un vídeo ejemplo aquí.

5. Escoge el momento de ordenar: no crisis y que no te vea nadie

Lo mejor es empezar a seleccionar, tirar y guardar a primera hora de la mañana que es cuando la mente está más despejada. Evita empezar el proceso en momentos en los que estés bajo presión (examen, reunión, viaje…) o en fechas importantes porque, una vez que pase el momento de crisis la motivación por seguir ordenando desvanece. Esto se produce porque el cerebro en momentos de tensión necesita orden de ideas y la única manera es encontrándose en un entorno en el que pueda pensar sin distracciones.

Tampoco dejes que nadie te vea nunca cuando realizas el proceso de orden ni las cosas de las que te vayas a deshacer. Así evitarás que influyan en tus decisiones, que te hagan sentir culpable o que quieran quedarse con algo de lo que deseches.

6. No des para quitártelo de encima

Marie recomienda no regalar todo aquello que ya no se quiere simplemente por no sentir culpa de tirarlo. Pero existe una gran diferencia entre regalar algo que a la otra persona le gusta o necesita (pagaría dinero por ello) y regalar obligando/forzando a otra persona a que lo acepte, normalmente haciéndolo sentir culpable por no aceptar ese objeto del cual te quieres deshacer.

7. Aprecia tus posesiones, quédate con lo que te llegue al corazón

Valora los objetos que te importan y trátalos bien así conseguirás que duren más y su placer perdure en el tiempo.

Conserva solo aquello que realmente amas y que te aporta felicidad, el número dependerá de cada persona. La clave es trabajar con el objetivo de identificar aquello que verdaderamente produce satisfacción. Esa es la mejor manera de asegurarte de que vives con aquello que te satisface y en su justa cantidad.

¿Qué opinas? ¿Conocías este método? ¿Lo has aplicado alguna vez? ¿Qué cambios has tenido en tu vida?