×

6 Iconos del diseño moderno

Quien diga que lo antiguo pasa de moda está muy equivocado. Las modas son cíclicas pero el diseño y la genialidad siempre estarán presentes. Existen elementos en decoración y mobiliario que, aunque fueron diseñados hace décadas, siguen estando y estarán de actualidad. Muebles que son ya en sí mismos piezas de arte, muebles que todos querríamos tener en casa porque: pase el tiempo que pase su belleza y actualidad siempre perdura. 

El siglo XX, sin lugar a dudas, fue una época de transformaciones e innovaciones tanto en el campo social como en el mundo del diseño; las guerras mundiales, los cambios sociales y la revolución industrial provocaron movimientos creativos como: la Bauhaus, art deco, el modernismo, De Stijl, el racionalismo y un largo etcétera que acabaron por parar y romper con la artesanía tradicional del mueble y lanzaron nuevos conceptos dentro del diseño industrial: el minimalismo, el organicismo, el racionalismo, el futurismo... corrientes que nos llegan hasta hoy y, cuya estética y funcionalidad no se han visto afectadas por el paso del tiempo.

Al contrario de lo que se pueda pensar, estos clásicos del diseño siguen aportando un toque elegante y moderno hoy en día. El amplio abanico de mobiliario diseñado en el siglo pasado (XX) ha visto como el tiempo no pasaba por ellos; prueba de ello es que tras muchas décadas aún siguen produciéndose y comercializándose con gran éxito.

Estos clásicos del diseño moderno son fruto del ingenio, intuición y creatividad de grandes maestros como: el matrimonio Eames, Isamu Noguchi, Mies van der Rohe o Philippe Starck entre muchos otros. Mentes incansables que cambiaron de manera rotunda y para siempre la concepción del diseño industrial de mobiliario.

Si eres un apasionado del diseño prepárate, toma nota de estas piezas y disfruta de los 6 clásicos de la decoración.

 LA SILLA BARCELONA

La silla Barcelona o silla Mies Van Der Rohe modelo MR90 fue diseñada en 1926. Se trata de una pieza de líneas sencillas, elegantes, discretas y armoniosas, es decir, modernidad y simplicidad en estado puro. Fue concebida para decorar el pabellón de Alemania en la exposición universal de Barcelona de 1929 y fueron usadas por el Rey y la Reina de España.

Se especula sobre cuál fue la fuente en la que Mies van der Rohe se inspiró para crear esta pieza: las sillas plegables del Antiguo Egipto o las “curulis” que utilizaban los magistrados romanos; con el objetivo de crear una pieza funcional.

La estructura de la silla Barcelona es de acero inoxidable pulido y, asiento y respaldo de cuero. Su belleza y diseño perfecto hace que muchas partes del trabajo de esta pieza se sigan haciendo a mano.

EXPRIMIDOR JUICY SALIF

Diseñado por Philipe Starck en 1990, es a la vez exprimidor y escultura. A pesar de la forma, este exprimidor no está inspirado en una araña; sino que Philipe Starck hizo un primer boceto en una servilleta justo después de tener que exprimir un limón en un plato de calamares.

Esta pieza fabricada en aluminio pulido está considerada como una joya de coleccionistas y un icono del diseño industrial.

SILLA EAMES

La silla Eames con más de 50 años se convirtió en la primera silla de fabricación industrial en plástico y, sigue considerándose como un auténtico icono en decoración. Fue creada por Charles Eames y su mujer Ray Eames para el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Esta silla perfecta tanto para el hogar como para el trabajo es cómoda, funcional y resistente. Una pieza tremendamente versátil, característica que le ha convertido en uno de los modelos más replicados y comercializados.

 SOFÁ CHESTERFIELD

Símbolo clásico del diseño tradicional inglés, el sofá Chesterfield o también conocido como Chester es una pieza clásica e icónica para la decoración. Nació con el objetivo claro de favorecer la adopción de posturas correctas y varoniles, es decir, espalda recta y cuerpo erguido; postura propia de los caballeros ingleses del siglo XIX. Para lograr esto, el respaldo y reposabrazos están a la misma altura y el asiento no es profundo.

El tapizado en capitoné o acolchado debido a los botones repartidos de forma geométrica por el tapizado caracteriza a este tipo de sofá transmitiendo calidez y gran comodidad. 

SILLA LOUIS GHOST

Esta joven e icónica silla se ha convertido en una de las más vendidas del mundo y eso que sólo tiene 16 años. Philippe Starck es el autor de esta pieza; rediseñó el estilo Luis XV adaptándolo a un nuevo diseño con materias tan modernas como es el policarbonato transparente de un solo molde.

Podríamos decir que es la síntesis perfecta entre romanticismo y tecnología, entre plasticidad e industrialización, entre elegancia e irreverencia, pero sobre todo entre carácter y polivalencia. Por ello, se ha convertido en una pieza imprescindible en el interiorismo tanto residencial como comercial. Su forma redondeada le da un aspecto barroco, mientras que el material (policarbonato) del cual está hecha esta silla le aporta ligereza y un toque contemporáneo.

 

SILLA BUTTERFLY

La silla Butterfly, también conocida como silla BKF, vio la luz por primera vez en 1938 de la mano de sus creadores: Antonio Bonet, Juan Kurchan y Jorge Ferrari-Hardoy. Son precisamente las iniciales de estos tres arquitectos y diseñadores los que le otorgarían el nombre de BKF.

A nivel funcional, el peso recae sobre una ligera estructura de acero y el cuerpo del asiento y respaldo se basa en una pieza única de cuero. Debido a sus características se ha convertido en una pieza única con más de 75 años que lejos de pasar de moda se ha convertido en un imprescindible para todos aquellos amantes del diseño y la decoración.

¡Esperamos que hayáis disfrutado de la lectura, del aprendizaje y del diseño!